Industria de los mini-grids

La industria de los mini-grids

  • News

La mejora en el acceso a la electricidad en las zonas rurales continúa siendo una prioridad muy importante. Es por ello que, en los últimos años, se ha producido un creciente interés en la generación y distribución descentralizada de energía a través de los mini-grids.

 A pesar de que en un primer momento se pensaba que la generación centralizada de electricidad era un requisito indispensable para luchar contra la brecha energética, a partir de 1980 este enfoque evolucionó. Varios estudios demostraron que la electricidad por sí misma no podía traer la equidad energética, sino que se necesitaba averiguar cuál era la tecnología idónea para lograr el desarrollo de las zonas más rurales y aisladas del planeta.

Actualmente, el acceso a la energía en lugares remotos y pobres sigue siendo un gran problema, pues más de 1.500 millones de personas en todo el mundo continúan sin tener acceso a la electricidad. Alrededor del 80% viven en zonas rurales, y la mayoría de esta población se encuentra en África. Es por este motivo que el sistema de generación de energía a través de mini-grids comenzó a tomar protagonismo.

Las razones por las que ha sido más fácil crear proyectos en los que se incluyen los mini-grids han sido, por ejemplo, que el Banco Mundial ha comenzado a apoyar este tipo de electrificación fuera de red. Además, los costes para este tipo de tecnología han bajado notablemente en los últimos años, pasando a ser en algunos lugares incluso más rentables que las tecnologías centralizadas. Por último, los gobiernos por fin han querido mirar hacia este lado de la población que no cuenta con acceso a la electricidad, sin olvidar que también quieren ser más respetuosos con el medio ambiente -tema muy relevante hoy en día-.

Características de la industria de los mini-grids

Los mini-grids pueden incluir tecnologías de una sola generación (diésel, energía fotovoltaica, eólica, hidroeléctrica o energía de biomasa), o bien un sistema híbrido que incluya dos o más de las citadas técnicas.

Por otro lado, pueden ser propiedad del Estado, del sector privado o de las comunidades. A menudo, en el desarrollo y el mantenimiento de los mini-grids están involucrados varios de estos actores. Podemos distinguir dos tipos de enfoques respecto a la manera de gestionar los mini-grids:

  • Modelo de base comunitaria. La comunidad es propietaria y operadora del mini-grid y proporciona los servicios necesarios de mantenimiento, cobro de tarifas y gestión. Este modelo suele ser más común en los países en desarrollo donde el sector privado o los servicios públicos siguen siendo limitados.
  • Operador del sector privado. Un actor privado establece el sistema de mini-grids, aunque depende de varios factores, por ejemplo, si la propiedad del mini-grid se mantiene o transfiere a otro actor, los tipos de contratos y los tipos de subsidios utilizados.
  • Enfoque basado en la utilidad. Una empresa de servicios públicos (institución pública nacional, inversor o cooperativa) es responsable de todo o de parte del sistema. Este modelo es el más común en los países en desarrollo.
  • Modelo de negocio híbrido. Combina diferentes aspectos de los enfoques anteriores para maximizar la eficacia y la eficiencia.

Ventajas de la implantación de los mini-grids

  • Ayudan a aumentar la fiabilidad del suministro eléctrico, evitando problemas como robos de energía, que son más comunes en los sistemas de red centralizada.
  • Los mini-grids híbridos suelen ser mucho más fiables, puesto que aseguran más la disponibilidad de energía en el caso de que uno de los dos componentes falle.
  • Los mini-grids ayudan a cuidar el medio ambiente y reducen las emisiones de carbono, puesto que, por ejemplo, los sistemas híbridos suelen utilizar más de un 75% de energía renovable.
  • Son una gran oportunidad para reducir la brecha energética en aquellos países en los que los sistemas de redes gubernamentales no están bien desarrollados y en los que existe un férreo sector privado.
  • A medida que disminuyen los precios de las energías renovables, y los costos de los combustibles aumentan, los mini-grid se posicionan como una tecnología muy atractiva económicamente hablando.

A pesar de todas las ventajas enunciadas anteriormente, la penetración de mini-grids continúa siendo baja en la mayoría de países en desarrollo. A la hora de implementar este tipo de tecnología, hay que enfrentarse a algunos problemas como falta de mantenimiento, uso de tecnologías de baja calidad debido a una financiación insuficiente, o bajos recursos de energía primaria en ciertos países.

La construcción de estructuras de financiación sostenibles puede ser un reto, puesto que a pesar de que son más atractivos económicamente que las conexiones a red tradicionales en áreas remotas, los sistemas de mini-grids pueden tener altos costos iniciales.

Además, su desarrollo puede verse obstaculizado por barreras políticas y reglamentarias, que prefieren optar por ampliar la conexión a red en zonas urbanas, o simplemente por falta de comprensión entre los responsables políticos por este tipo de población.

El desarrollo y operación de mini-grids requiere de una gran experiencia en varios aspectos:

  • Evaluación de las condiciones locales.
  • Instalación de los equipos de generación.
  • Mantenimiento de dichos sistemas.
  • Gestión financiera.

Estos requisitos son mayores en los sistemas híbridos, por ello, la falta de experiencia puede ser uno de los mayores riesgos para su sostenibilidad a largo plazo.

Arconi Solutions es una empresa española de ámbito internacional que trabaja desde 2007 en el continuo desarrollo e innovación de soluciones energéticas y de agua aportando nuestra experiencia de más de 180 proyectos en 22 países.